Reciclarte Anfiteatro: El renacer del gigante olvidado

Una maratónica jornada fue la que se vivió desde tempranas horas de la tarde en el  José Asunción Flores. Contra el calor, el tráfico, un sol por demás sofocante y cualquier otro tipo pronóstico, más de 18.000 llegaron a la ciudad veraniega para deleitarse con un espectáculo que – esperemos – se pueda repetir pronto.

Nonpalidece en vivo. PH: Fernando Espinoza

Desde varios minutos antes de la hora pautada para la apertura de portones, centenares de personas – en su mayoría, jóvenes y adolescentes – ya se encontraban adornando el paisaje de la pronunciada elevación que de pronto sufre la Avda. Wenceslao López, sobre la cual yacía olvidado por casi 2 décadas el imponente anfiteatro.

Cual si fuera reloj suizo, el festival recibió sus primeros acordes a las 16:00 en punto, de la mano de los muchachos de Garage 21. Los mismos, fieles a su estilo, no perdieron la oportunidad para abogar por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y varias causas sociales más, a la vez que interpretaban sus éxitos más conocidos. Para despedirse, como no podía ser de otra manera, la banda de Panchi Galarce interpretó Adiós, General , cuyo grito se confundió entre el de los primeros millares de personas que tímidamente iban copando los diversos sectores.

Y siguiendo minuciosamente el horario pautado, a las 16:45 sube a escena la banda de folk rock La Nuestra, quienes además de agradecer la inmensa oportunidad de poder compartir plató con tamañas agrupaciones, prometieron divertir y hacer bailar a los presentes con sus temas más solicitados. Y así fue. Por supuesto, Pegaría y Somos Mucho, entre un par de canciones más, no pudieron estar ausentes.

La espera finalizó una vez más cuando en medio del set vimos aparecer a Jaime Zacher y sus compañeros de Bohemia Urbana a las 17:35, quienes llegaron para desatar la verdadera fiesta. Neike Mita’i, So Tired, Paraguayoité a Palos, Todo va a estar mejor, entre otros, fueron los hits con los que – a pesar de la elevadísima sensación térmica – la energía empezó a elevarse y hacerse visible en las alturas de San Bernardino.

Pero para que los gritos realmente se vuelvan ensordecedores, llegaron los Villagrán Bolaños con su dosis de ritmo subtropical, puntualmente a las  18:35. Con ellos, el sol empezó a descender creando un espectáculo visual idílico, como complemento perfecto a la extraordinaria puesta escénica preparada por Pilsen y G5Pro. Mientras las alturas de los cielos se teñían de color naranja, bailábamos al son de Señorita, Ritmo Subtropical,  Sonrisa y varios temas más.

Las luces se apagaron de pronto. Y el reloj, en este instante, pareciera haber perdido precisión. Con una espera un poco más larga a las que nos había malacostumbrado el estrictamente puntual festival hasta entonces, Nonpalidece sube al escenario casi 20 minutos después del horario pautado. Sin embargo, la ansiedad fue sofocada con una excelsa presentación, al grito de «Dale, dale Nonpa!» y con la dosis de reggae de primer nivel justa para disfrutarla. Luego de exacta 1 hora de concierto, los argentinos bajaron del set prometiendo volver.  Para ese entonces, los números oficiales contabilizaban ya a más de 10.000 ingresantes al predio cordillerano.

 

La vuelta de Revolber a escena. PH: Fernando Espinoza

Uno de los momentos más esperados por una gran mayoría de los presentes – incluyéndonos – fue el que se dio a continuación. Patrick Altamirano y sus amigos esteños volvían a poner a Revolber en escena luego de un gran periodo de inactividad. Más allá de algunos desperfectos técnicos (acoples) durante su presentación, la banda fue por mucho una de las más aclamadas, mientras interpretaban sus grandes clásicos como Astronauta Casero, Huye Hermano, Jahapa, Siete Hermanos y un misil  y varios más. El excéntrico Patrick se hizo dueño del micrófono en varias ocasiones, con su característico temperamento frontal, para denunciar las injusticias que vivió en los primeros años de Revolber, agradecer al público su presencia y a las bandas por todo lo que hacen para el crecimiento de la música nacional.

 

Salamandra en escena. PH: Fernando Espinoza

Seguidamente, los oriundos de Ypacaraí tomaron la posta, llevándose las gargantas de todos los presentes. Para este momento, casi la totalidad de ingresantes finales (18.000) ya se encontraba en el anfiteatro, dispuestos a vivir la fase final del Reciclarte hasta el último instante. Al son de Estás, Alcatraz y varios temas más fueron coreados los Salamandra, quienes luego sorprendieron a más de uno invitando al maestro Peko Sandoval en las guitarras de Disomnilán, y al querido Sergio «Banana» Pereira para interpretar juntos Jodete, de su ex grupo La Secreta.

Paiko tomando la posta. PH: Fernando Espinoza

Las palpitaciones no terminaban aún de calmarse cuando de pronto, se adueñan los muchachos de Paiko del escenario. Con saludos a toda la gente, las tradicionales canciones dedicadas por Afi Ferreiro a las señoritas presentes, unas impresionantes líneas de viento a cargo del genio de Gonzalo Núñez y la constante interacción de Enrique Zayas, la agrupación demostró por qué se los considera de lo mejor de la escena local una vez más, con una presentación con calidad de exportación. Little Baby (TRUE LOVE), Dejando Huellas, Volverte a Ver, Quiero!, y varios otros hits fueron los coreados hasta hacer retumbar las gradas del José Asunción Flores.

Flou en vivo. PH: Fernando Espinoza

Y por si las casi 9 horas de concierto se estaban cobrando la factura con la energía de la audiencia, llegaban Walter Cabrera y la gente de FLOU a reavivar cada célula del público mientras el headbanging se apoderaba de sus cuerpos. Una excelsa performance acompañada de muchísima interacción con los presentes coronó la presentación de los grupos locales, entre otras, al ritmo de Delirio, En mil pedazos, Sueño en Complicidad y  – la pedida por todos – A tu lado.

La espera una vez más se hacía eterna. Alrededor, sobre todo en sectores como plateas y graderías, incluso se veían a varias personas rendidas a los poderes de morfeo, mientras la 01:00 am (hora estimada para la subida de NTVG) era ampliamente superada y las energías volvían a disminuir.

No Te Va Gustar cerraba el festival. PH: Fernando Espinoza

De pronto, pasadas las 01:40 am,  los uruguayos de No te va gustar vuelven a pisar un escenario paraguayo para deleitar con los temas que la audiencia esperaba desde el inicio.  Clara, Cero a la Izquierda, Chau, Fuego y varios más fueron la musa de la noche. Así, Reciclarte Anfiteatro iba llegando a su fin. El Anfiteatro José Asunción Flores regresaba de a poco a su acostumbrado silencio, y las 18.000 almas, esta vez, colapsaban las avenidas aledañas para regresar  – una vez más – a la rutina de la capital y sus alrededores.

 

 

 

 

Comentá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.